Ictus

El ictus es un trastorno brusco de la circulación cerebral, que altera la función de una determinada región del cerebro. Puede ser isquémico, por falta de riego, o hemorrágico, causado por un derrame cerebral.

85%

Se le llama ictus isquémico si la circulacio´n se interrumpe debido a una obstrucción en un vaso sanguíneo (por ejemplo un trombo). Aproximadamente el 85% de los ictus son isquémicos.

15%

Se habla de ictus hemorrágico cuando se ha roto un vaso sanguíneo, causando una hemorragia dentro del cerebro. El 15% de los ictus son de este tipo.

Tiempo

Bastan unos minutos de falta de circulación en el cerebro para que las lesiones sean irreversibles.

6 horas

Si en las seis primeras horas se consigue aplicar el tratamiento adecuado, se reducen las secuelas del ictus y la mortalidad.

1200

Casos anuales de ictus en Navarra.

Factores de riesgo

Hipertensión arterial, diabetes, cardiopatías, fibrilación auricular, colesterol elevado, obesidad, sedentarismo, apnea del sueño, estrés, tabaquismo, abuso de alcohol.

Identificar un ictus: señales de alarma

Ante la aparición de los siguientes síntomas NO SE PUEDE ESPERAR:

  • Pérdida de fuerza o sensibilidad en la mitad del cuerpo.
  • Problemas repentinos de visión en uno o en ambos ojos.
  • Dificultad para hablar, o para entender lo que se dice en una conversación.
  • Dolor de cabeza fuerte y repentino.
  • Inestabilidad brusca.

 

Se deben conocer estos síntomas y activar rápidamente el código ictus.

Tratamiento neurorrehabilitador y su beneficio: recuperarse de un ictus sí es posible

El proceso de neurorrehabilitación del ictus es un proceso largo y en el que los beneficios esperados del tratamiento son difíciles de predecir a nivel individual. Sin embargo revisando la evidencia científica, sí que pueden realizarse ciertas afirmaciones que nos orientan hacia los beneficios del tratamiento neurorrehabilitador:

  • El tratamiento debe iniciarse en cuanto se consiga la estabilidad médica del paciente, normalmente en los primeros 7 días tras el ictus.
  • Se recomienda que sea un tratamiento intensivo (mínimo de 3 horas día de lunes a viernes).
  • La mayor recuperación se aprecia en los primeros 8 meses después del ictus, considerándose los tres primeros meses los más importantes cara a la recuperación.
  • En estudios poblacionales se consigue con un buen tratamiento que el 85% de los pacientes puedan volver al domicilio.
  • El criterio de edad no debe ser un criterio para no esperar beneficios de la neurorrehabilitación.
  • La neurorrehabilitación disminuye la mortalidad, mejora el pronóstico funcional y favorece la rápida reincorporación del paciente al domicilio, reduciendo además los costes globales debidos a la enfermedad.

Recuperarse de un ictus sí es posible

Los ictus suponen la primera causa de discapacidad grave en el adulto.

La neurorrehabilitación debe permitir recuperar sus consecuencias.

Cuanto más temprano se inicia el tratamiento neurorrehabilitador más eficaz resulta reduciendo las secuelas.

Los hábitos de vida saludables, el control y el tratamiento de los factores de riesgo son fundamentales para la prevención en aquellas personas que ya han sufrido un ictus.

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar